Translate-Traduzca-Traduire-Übersetzen-Перевести-翻译 - 翻译-Traduzir-翻訳 - 翻訳-

Buscar en este blog

viernes, 11 de septiembre de 2015

Cosmonautas: Londres inaugura exposición espacial soviética

El Museo de la Ciencia de Londres traza la historia del programa espacial soviético y de la Federación rusa en Cosmonautas: el nacimiento de la carrera al espacio.

 

“Es una muestra amplia, ambiciosa y única”, afirma a Sputnik Novosti —con la satisfacción de quien ha superado grandes retos y ha marcado un nuevo hito- el curador de la muestra, Douglas Millard.
La exposición se inaugura este jueves gracias a la tenacidad de su comisario y responsable de la colección sobre el Espacio de la reputada institución, Douglas Millard, quien llevaba más de veinte años soñando con esta insólita aventura.

“Siempre me he sentido incómodo de que la historia soviética espacial no está suficientemente representada en el museo; el aniversario de Yuri Gagarin, en 2011, que celebramos con éxito aunque nos faltó tiempo, fue el punto de partida de este proyecto; trabajamos en su preparación y montaje desde entonces y la determinación lo ha hecho posible”, añade.

Millard explica a esta agencia la génesis y contenido de Cosmonautas en la sala dedicada a la vida en una estación espacial. 
Mira de frente a Soyuz TM-14, un original de la serie de naves que lanzó en órbita a la británica Helen Sharman y el único medio de transporte al espacio desde la clausura en 2011 del programa Shuttle estadounidense.

“La experiencia rusa de cómo el ser humano puede sobrevivir sin gravedad no tiene parangón; llevan más de 45 años estudiándolo”, exclama.

Artefactos auténticos, algunos desclasificados por primera vez, se reúnen en esta exploración que parte de los idearios cósmicos, descubre los avances soviéticos en la carrera espacial, aborda la era del inicio de la colaboración de las dos superpotencias y cuestiona el porvenir en la conquista astral.
Millard sabe que ha conseguido piezas excepcionales, entre las que destaca el “asombroso lander lunar LK-3”, módulo de aterrizaje de un programa que se mantuvo en secreto hasta 1989.

Conquista del espacio: triunfos y fracasos
La llegada a Londres de esta obra de ingeniería de cinco metros de altura ha permitido al experto inglés descubrir un detalle que desconocía: “tiene cuatro pequeños cohetes en cada una de sus patas apuntando hacia abajo, cuya función no era otra que impedir que el lander botara al tocar la superficie de la luna; el Apolo no tenía estos mecanismos”, explica maravillado. 
Pero del objeto que más le enorgullece de exhibir en el Museo de la Ciencia es Vostok-6, la cápsula en que viajó al espacio Valentina Tereshkova, la primera astronauta del mundo.
“Forma parte de la historia de la humanidad”, remarca.

Tereshkova asistirá este jueves a la inauguración de la exposición junto a la vicepresidenta del gobierno ruso, Olga Golodets, y otras personalidades.

Para el comisario representa la gran oportunidad de conocer y preguntar a la pionera cosmonauta “¿cuándo fue la última vez que vio su nave espacial?”.

´Cosmonautas´ ha prosperado hasta su meta final, dando algún traspié en su camino, pese al enfriamiento en las relaciones entre Londres y Moscú.

Millard asegura que “ambos gobiernos estaban muy entusiasmados y sin su apoyo no hubiéramos podido hacer la exposición”.

“Tuvimos que hacer una pausa el verano pasado y reconducir nuestras energías para asegurar la firma de todos los permisos y acuerdos necesarios. La situación comenzó a aclararse a finales de 2014 y a principios de este estábamos listos para enfilarlo de nuevo”, recuerda.

Según el comisario, la muestra “trasciende la política porque se trata de la historia de la exploración humana”, que aborda el pasado, presente y futuro de “nuestra relación con el universo”.

“Partimos del fascinante interés de los rusos por el espacio desde los albores del siglo XX e ilustramos ese pensamiento cósmico de que el destino de la humanidad está en el espacio”, recalca el comisario.

Este telón de fondo de la muestra abarca desde los visionarios dibujos de Konstantin Tsiolkovsky, los diseños de ciudades espaciales para aliviar la escasez de vivienda durante los años revolucionarios, hasta la figura clave en la creación del primer satélite artificial, Sputnik, en 1959.

“Sergei Koroliov, ingeniero jefe del programa espacial, fue un talento notable, que además de ingeniero, sabía gestionar bien grandes empresas y lidiar con sus patronos políticos; murió trágicamente, con 59 años, en 1966”, rememora en conversación con esta agencia.