Translate-Traduzca-Traduire-Übersetzen-Перевести-翻译 - 翻译-Traduzir-翻訳 - 翻訳-

Buscar en este blog

viernes, 21 de noviembre de 2014

45 años del nacimiento del Internet

fuente: http://noticias.terra.com.co/

Era 21 de noviembre de 1969, un año en el que los hippies comenzaban a tomar vuelo en la escena internacional y el alunizaje ya era un hecho conocido por millones de personas en todo el planeta; pero aquél año también marcó el inicio de lo que hoy, 45 años después, llamamos Internet.

La primitiva red que originalmente unió a la Universidad de California y Stanford nació un día como hoy pero de hace 45 años con el nombre de ARPANET. Esta red es la precursora del Internet que estás usando en este preciso instante para leer esta nota.

Pero no confundas a ARPANET con el Internet actual pues faltarían décadas para que un concepto tal como una conexión entre las computadoras de mortales como tú y como yo existiera.

 
 La conexión actual a Internet multiplica por miles la del antiguo ARPANET.

ARPANET es el acrónimo de Advanced Research Projects Agency Network, una red militar que creó un nuevo medio de comunicación seguro entre distintos organismos del gobierno estadounidense. El resultado de años de investigación resultó en un enlace entre las computadoras de varias universidades que podían mandarse mensajes entre sí. 

Fue en 21 de noviembre de 1969 cuando se envió el primer mensaje a través de esta red, marcando el nacimiento oficial de la comunicación electrónica entre dos computadoras.

Hoy en día usas tu iPhone 6 para conectarte, pero en aquél entonces, se utilizó un gigantesco ordenador serie SDS Sigma 7.

45 años más tarde, el concepto básico de ARPANET sigue vivo no obstante los incestantes cambios tecnológicos que permiten que nos conectemos en llamadas con video a través de Skype con alguien en la India o juguemos Mortal Kombat con nuestro amigo en Vietnam.

Actualmente contamos con conexiones con fibra óptica de hasta 100 Mbps de velocidad que, además, permiten la emisión de señales inalámbricas que conocemos como WiFi (la misma a la que te conectas en Starbucks), pero nada de esto sería posible de no ser por los científicos que buscaron una nueva forma de comunicarse entre sí.